Archivos Mensuales: enero 2013

Qué regalar en un baby shower – 2da parte

Estándar

Sigo con la lista de los regalos que una mamá podría valorar:

– maletín para el bebé: aparte se los maletines celestes y rosados, existen diseños modernos para que la mamá lleve ropa, juguetes, pañales y hasta biberones en un solo lugar y a la moda. En la tienda Infanti yo encontré uno lindo.

– el porta bebé y silla de carro: este es importantísimo. En Estados Unidos un recién nacido no puede salir de la clínica u hospital sin una de estas. Si la familia no tiene los recursos, el Estado se encarga de darles el porta bebe. Imagínense lo seguro y útil que es.

– crema para las escaldaduras: Desitin es una crema muy buena. En lo que va de este primer año la uso cuando le aparece alguna ligera irritación y la soluciona al toque. Me la recomendaron en la clínica donde dí a luz.

– las babitas: las telitas para secarle la baba o la leche a los bebés son casi obligatorias. O son ellas o es tu ropa, que claro, al final no importa, pero es una cuestión de comodidad. Con un recién nacido, usarás unas 3 ó 4 al día.

– la mecedora o bouncer: hay de varios tamaños. Sirven de hipnotizador para el bebé, los adormece y entretiene mientras te permite tenerlos cerca mientras haces algo.

Listo. Seguiré pensando opciones simpáticas par regalar.

Anuncios

¿Que regalar en un baby shower?

Estándar

Hay mucha gente que no tiene la menor idea de qué regalar en un baby shower.
Acá mi lista práctica de las cosas que más útiles me han parecido.

– pañales: no regales muchos pañales de recién nacido porque el bebé los usará solo por unas semanas. Trata de llevar talla P o M también

– cojín para lactancia: son unos cojines en forma de media donnut (como las que te compras en Dunkin Donnuts llenas de manjar blanco, las del huequito en el medio). Con esto, dar de lactar es lo más cómodo del mundo para ambos, bebé y mama.

– esterilizador: si vas a regalar uno, que sea mejor eléctrico y no de microondas. Súper útil. Aprietas un botón y en 6 minutos está todo puro.

– silla de comer: existen las regulares que son para tenerlas en tu casa, pero algo que se vuelve tu mejor amigo es una silla de comer portátil. Te la llevas hasta la luna para que el bebé coma siempre tranquilo. Es importante que delimites un espacio para esta rutina. Solo he visto Fisher Price

– bañera: hay bañeras anatómicas que permiten que el bebé esté echado cómodamente con una ligera inclinación. Así la mamá tiene las dos manos desocupadas para enjabonar y enjuagar.

– Bolsas para leche materna: muchas mamás están interesadas en la lactancia materna exclusiva y un buen regalo son estas bolsas. En Lima hay una empresa que las vende a un precio bastante razonable bolsas para leche materna

– un buen libro: los libros de maternidad y crianza de los bebés son bastante interesantes. Las mamás, mientras estamos de licencia los devoramos.

– juguetes para el recién nacido: de preferencia que sean de color rojo o negro. Son los únicos que puede distinguir hasta el primer trimestre, y por ende, los únicos que lo van a poder estimular visualmente.

– música: un buen CD de música para bebés es un hit. Si es clásica, mejor.

Como ves, la lista es larga y prometo que continuará.

Para ser un genio

Estándar

Una tía mía, profesora de educación inicial con mucha experiencia, me ha recomendado estos dos libros que, al ojo, se ven bastante interesantes.
Proponen actividades con el bebé de 0 a 12 meses y un poco más.
Son súper útiles, sobre todo si no tienes experiencia con niños y realmente se te acabaron las ideas. Estos libros te dan tips desde actividades de estimulación, hasta socialización y educación en valores.
Se llaman “Mi primer semestre de vida seré un genio” y ” Mi segundo semestre de vida seré un genio” escritos por Gabriela de la Puente Bazo.

20130126-005003.jpg

12 kg

Estándar

Embarazada aumenté doce kilos. Yo me sentía súper bien, pero luego, vi la foto que me tomó mi mamá el último día de mi embarazo cuando salía de la peluquería y créanme, era enorme.
Enorme dentro de los parámetros de salud, claro. Comí dentro de los márgenes de la cordura, tratando de limitar dulces, postres, azúcares y grasas. De igual manera existía el antojito que no iba a ignorar. Y aún así, en esa imagen me vi inflada.

Y qué es lo que más se te hincha futura madre? ( imagino que querrás saber?) pues los pies, los cachetes, las caderas.

En mi caso, bastaron solo tres semanas de lactancia exclusiva para llegar a mi peso inicial. Y en cuatro meses pesaba cinco kilos menos que cuando comencé el embarazo. Pero es verdad que cuando dejas la lactancia debes tener cuidado con lo que comes porque el peso se te puede disparar.

Me acuerdo de una de las primeras citas de Fausto ya nacido en el pediatra. En la sala de espera, donde se juntan todas las mamás y sus hijos de todas las edades, había una chica joven, bastante grande y voluptuosa que me comentaba que ella se había dedicado, no a comer, sino a tragar, y que no le había importado nada. Llegó a aumentar veinticinco kilos. Su meta era hacerse la liposucción, qué tanto…

Y una que empezó a correr a los dos meses y medio para no perder el ritmo…