Archivo de la categoría: blogs de padres

Juega La Igualdad: juguetes sin género. (Qué regalar a los niños esta Navidad parte II)

Estándar

Hoy escribí dos post sobre regalos.

Uno acerca de que no es bueno llenar de regalos a un niño, de abrumarlo con tanto plástico y personajes seguramente del cine y/o la televisión, y en algunos otros casos, con algún juguete violento.

Hablo desde mi pequeña experiencia de madre de un niño de 5 años (hombre). 

Además, me lancé con otro post donde recomendaba una tienda de juguetes de madera o material amigable para los niños, con conceptos educativos o de desarrollo adecuados para ciertas edades. Con sustento digamos.

Y luego, ya finalizando el día, con el libro en la mano ya en cama, me encuentro con este ejeplo de campaña creada en Francia según puedo entender, que se llama “la igualdad comienza con los juguetes” y usa el hashtag #JouerLégalité o #JuegaLaIgualdad.

Simplemente la aplaudo. Plena consciencia para todos los que piensan destinar plata de sus bolsillos o de sus tarjetas de crédito a regalar o sobre-regalar. 

Entonces coloco acá los tips de ultra consciencia para regalar juguetes a un niño o niña (y que aplica para cualquier otra cosa como por ejemplo ropa):

1. Regala juguetes que no se dirijan a un género “juguetes para mujercita o para hombrecito”. No, puaj. Abre tu mente. Seguro hay muchas otras opciones que no marcan esto.

2. Busca juguetes que tienen un concepto social, que permita que el niño pueda interactuar también con otras personas para jugar como sus papás, hermanos, primos, etc. Sí, incluso con su niñera. 

3. Los juguetes de madera son una opción ecxelente para el contacto con la piel, y recuerda que los más pequeños introducen todo en su boca. Recuerda preguntar o revisar la edad recomendada.

4. Es bueno, si hay confianza, preguntar a los papás qué necesita el niño o niña. A veces puede ya tener lo que le piensas regalar o simplemente los papás no están de acuerdo con un tipo de juguete. 

5. No sobre-regales.

6. Recuerda que uno debe regalar siempre pensando en el agazajado y no en quien adquiere el regalo. Dejemos el egoismo. Y acá vale mencionar que si la familia opta por no recibir regalos, o prefiere recibir objetos prestado o usados, respeta esta decisión. 

¡Feliz Navidad!

Y les dejo la imagen de la campaña de juguetes que comenté.

Campaña en francia por juguetes de igualdad de género

Juega la igualdad. Jouer L’égalité

Anuncios

Se acerca la Navidad y el santo de mi hijo! Hagamos espacio!

Estándar

Viene la Navidad tan comercial, tan llena de regalos de plástico. Tan llena de comida.

Y en el cuarto de mi hijo no entra un alfiler. 

A esto sumémosle que además de la llegada de Papá Noel, es también el cumpleaños. 

Basta ya!

Hago un llamado al universo y a quienes me rodean para que no lleguen con millones de regalos. 

Definitivamente en estos días organizaré todo el cuarto y separaremos esos juguetes que ya no serán parte de nuestras vidas. 

Y la invitación al cumpleaños tendrá un claro llamado a no sentirse obligado a no traer regalo y a no sentirse mal por hacerme caso. 

Cómo hacer arreglos en casa cuando tienes niños

Estándar

Me cuesta tomar la decisión de hacer arreglos en casa por varias razones. Primero porque trabajo fuera de ella, porque ando full, porque prefiero disfrutar de mi tiempo con mi familia, porque mi casa es pequeña, y porque tengo un niño de 5 años y 10 meses.

“Todas son excusas”, dice una parte de mi cerebro al pensar esto. Porque finalmente es mi casa y debo dedicarle un tiempo para que se mantenga bien. Siempre estando en el punto medio de los ritmos de cambio. En mi caso no los hago muy seguido, pero los hago. 

Que trabajo full time? Sí, pero he podido arreglármelas porque el carpintero era de confianza. Y además la señora que me ayuda en casa estuvo dándome una mano con la compañía al señor de los trabajos y con la respectiva limpieza luego de la lijada de puertas que levanta una cantidad de polvo impresionante que parece que lo tapa todo, hasta el último rincón.

Y confieso que tuve que hacer malabares ya que tuve como objetivo principal que mi hijo no esté en casa mientras se realizaran los trabajos. Por la sensilla razón de evitar que inhale algún tipo de olor de por ejemplo la laca o base de la madera con la que trabajaron las puertas. Lo que hicimos fue mantener las ventanas de toda la casa abiertas por completo hasta que llegábamos por la noche. No quedaba mucho rastro.

Además, si mi hijo se quedaba en casa mientras se trabajaba, iba a estar bastante pendiente de lo que sucediera en el paso a paso de los arreglos. Y no le quiero limitar la capacidad de preguntarlo todo ni de descubrir. Pero tuve que elegir entre optimizar el tiempo de los trabajos en casa, donde la casa está revuelta, y lo otro. Perdóname hijo!

Arreglé todas las puertas de mi casa, les hicieron mantenimiento y quedaron lindas. Cambié la zapatera de mi clóset por una empotrada, con correderas que le dan más amplitud. Colocaron las puertas de los clóset de mi hijo y mi esposo que estaban resposando en la pared porque se habían salido. Pinté las rejas de las ventanas de color blanco, a lo country style y me encanta cómo quedaron. Lo bueno es que las rejas se las llevaron para pintarlas, como la mayoría de las puertas (menos la de los baños por favor).

Y ahora pienso en las demás tareas de la casa. Tengo que tomar fuerzas (y ahorros, hay que decirlo) para hacerlas. En mi caso 

Cómo haver arreglos en casa cuando hay niños

Arreglos en casa

Zapatera nueva, arreglos cuando hay niños en cass

Zapatera nueva

me toca cambiar el repostero o mueble de la cocina. Algún día, cuando los astros estén de mi lado, lo haré. 

Cómo hacer arreglos en casa cuando hay niños

Arreglo de puertas

Pescado para el niño

Estándar

Mi hijo ama el pescado. Sobre todo el frito. A mí también me encanta. Es súper rico y alimenta un montón. 

Tanto le gusta que hoy, aparte del plato del almuerzo que tocaba pidió aparte un pedazo de pescado frito. 

El menú de hoy era torreja de coliflor. En este caso compré Trucha, y estaba buenaza.

Es importante que los niños desde pequeños entiendan que una alimentación saludable previene enfermedades y algunas condiciones físicas.

Además, tengo gente en la parte de arriba de mi árbol genealógico con problemas de diabetes. Entonces, yo aunque me gusta comer rico, entiéndase grasa, dulce, los evito y trato de enamorarme un poco más de las verduras y frutas. 

Cuesta muchísimo. Porque a donde mires en esta sociedad del alimento vacío en nutrientes y lleno de azúcar, es difícil encontrar en cada esquina opciones saludables y que no te rompan el bolsillo.
Aunque si lo vemos por el otro lado, tengo claro que si invierto en mi alimentación y en la de mi hijo y en la de la familia completa, ahorraré en curaciones de enfermedades. 

Pero cuesta. Y bastante. 

Yo hago, aunque no cocino, el menú de la casa. Y mi objetivo principal es tener una dieta balanceada para todos. Entonces he incluido hace mucho tiempo, los fideos y arroz integrales. Y trato de tener un plato con pollo o carne 2 veces a la semana, como máximo. 

Ayer tocó trucha con arroz y ensalada, hoy torrejas de coliflor y mañana será olluco. 

Yummy! 

Un hombre me ama

Estándar

Ay, el amor!

Esa cosa que nadie entiende, de la que muchas personas hablan, y pocos tienen. 

Bueno. De eso, orgullosa yo, quiero declarar que tengo mucho. 

Acá una prueba clara de ello. 

Y quién mejor que tu propio hijo para demostrar desde pequeño transparentemente su amor.

Que sepa, identifique y procese en su mente que el amor se siente y se expresa de manera positiva.

Él tiene cinco años y desde que puede escribir, una de sus creaciones es este tipo de cartas.

La gran pregunta es ¿hasta cuándo las recibiré?

Tú, hombre, hijo ¿le has escrito una carta de amor a tu madre últimamente?

Mi hijo me hace cartas

Carta de amor

Abrir el ojo a las 6 am es un chancay!

Estándar

Llega el momento de la verdad. De pronto el hijo ya va al colegio y te viene a la mente la advertencia que te hicieron en el nido de “ahí tiene que llegar temprano”. Es entonces cuando mi ánimo de madre empeñosa se resetea para lograr el objetivo: llegar a la hora, temprano, a la puerta del salón.

Y empieza el trabajo como de atrás para adelante. Y la conclusión en esta parte de la vida, para una madre como yo que se encarga de la logística matutina para salir de casa hacia el colegio, es primero alístate tú madre, ten el desayuno listo y luego, recién en ese momento, prepara al niño.

Entonces calculen unos 40 minutos a paso de atleta para salir de la cama, dejar el desayuno listo, preparar la lonchera (que ojo esta es sin pensar, obedeciendo al cuadro semanal), meterme a la ducha, cambiarme, peinarme para poder tener los 6 sentidos con el peque.

Gran aguante y esfuerzo les digo, pero como la victimización jamás es un camino, siempre me puse a pensar en todas las familias del mundo que hacen lo mismo que yo. Podríamos decir que todas ellas con niños en edad escolar, sobre todo los más pequeños, se adaptan a este tipo de ritmo cardiaco casi, pero que se vive con amor, motivación y pasión. 

Ya he dicho yo que es uno de mis momentos favoritos del día.

De lunes a viernes me despierto a las 6 am y quiero confesar que es cansador, pero soy muy feliz. 

Y recién con esta experiencia me di cuenta de lo común que es esta práctica en tantos padres y madres y sobre todo, sentí en mí un gran reconocimiento a todas las mamás y papás que se organizan para ser acompañantes activos en el desarrollo de su hijo como motivadores de los niños para vivir cada día de manera distinta al anterior de manera especial. Y al decir común no sentí ser una más del montón, si no, sentí una pertenencia a una comunidad que empuja hacia adelante y que da ánimos sin siquiera hablar.

Receta para desayuno de domingo con niños

Estándar


Llega el domingo para estar tranquilos en casa y abro el ojo cuando mi hijo me despierta temprano a pedir desayuno porque tiene hambre. 

Y cuando le provoca, preparamos panqueques de quinua y avena, una receta que nos inventamos para no usar haría blanca.

Y la receta va así:

– mezclas en un bowl 1/2 taza de harina de quinua y 1/2 taza de avena 

– añades 1 huevo y mezclas

– añades 1 taza de leche (funciona con la de almendras o arroz o también de vaca)

– mezclas y con un poco de aceite de coco fríes en la sartén.

– le puedes añadir miel de abeja cuando ya está listo y mucha fruta.

Es muy fácil. Y lo mejor de todo esto es que la preparación de la mezcla la puede hacer un niño sin problema. Pero claro, luego el adulto debe hacer la tarea con la sartén.

Qué ricos son los domingos!!!