Archivo de la categoría: manualiddes para niños

Receta para desayuno de domingo con niños

Estándar


Llega el domingo para estar tranquilos en casa y abro el ojo cuando mi hijo me despierta temprano a pedir desayuno porque tiene hambre. 

Y cuando le provoca, preparamos panqueques de quinua y avena, una receta que nos inventamos para no usar haría blanca.

Y la receta va así:

– mezclas en un bowl 1/2 taza de harina de quinua y 1/2 taza de avena 

– añades 1 huevo y mezclas

– añades 1 taza de leche (funciona con la de almendras o arroz o también de vaca)

– mezclas y con un poco de aceite de coco fríes en la sartén.

– le puedes añadir miel de abeja cuando ya está listo y mucha fruta.

Es muy fácil. Y lo mejor de todo esto es que la preparación de la mezcla la puede hacer un niño sin problema. Pero claro, luego el adulto debe hacer la tarea con la sartén.

Qué ricos son los domingos!!!

Anuncios

¡Añádele celdas al Excel!

Estándar
¡Añádele celdas al Excel!

Tienes un hijo. O tienes dos, o más. Para efectos de este post con uno basta.

Apenas nace la criatura empiezan a llover los amigos y familiares que también tienen hijos y los comienzas a frecuentar, se estrechan los lazos y como por arte de magia también empiezan a llegar las invitaciones a los cumpleaños, porque claro, naturalmente la gente año a año suma velas en las tortas. Y si vivimos en una sociedad occidental “tradicional” pues es motivo de celebración.

No me estoy quejando. Para nada. Me gusta mucho celebrar de cualquier forma los cumpleaños de la gente que quiero y las Fiestas Infantiles hacen feliz a mi hijo.

Pero si leyeron bien este título, esta vez haré catarsis con el presupuesto. En casa manejamos uno, imagino que muchos padres o jefes de familia lo hacemos. Y cuando nuestro F entró al colegio, con un número de 23 alumnos en el salón, decidimos añadirle una línea al excel.

Como finalmente uno aprende a acomodarse, a adaptarse y muta, no hay problema. Además, siempre hay que pensar siempre en abundancia.

Sin embargo, más allá del dinero, con el tiempo cada vez más tomo la postura de disfrutar más las compañías, por lo menos en mi cumpleaños, que los regalos. Y esto me encantaría que lo pueda entender mi F cuando crezca. Y a qué viene esto? a que el santo de mi F es en diciembre. Es decir se acerca y (maniática yo) ya lo estoy planeando.

Y pensando en lo que los santos le devuelven al medio ambiente, sin ser extremista, comenzaré en este evento por lo menos a incluir en las invitaciones virtuales (no quiero imprimirlas o debo pensar de qué manera entregar invitaciones recicladas) un mensaje relacionado a que por lo menos no envuelvan los regalos en papeles de regalo nuevos.

Mi hijo cumple casi inmediatamente luego de Navidad (para lo que tampoco usaré papel de regalo). Entonces haré un llamado a la conciencia ambiental de los invitados para que aunque sea, utilicen las envolturas que han recibido sin sentir vergüenza, ya que nadie los juzgará.

Cuando he recibido este tipo de invitaciones me han encantado. Espero que los invitados se involucren en esta diminuta iniciativa.

De paso encontré estos tips de envolver con papel periódico: http://manualidades.facilisimo.com/envolturas-para-regalo-con-papel-periodico_961050.html
foto de envoltura de https://www.veoverde.com/2009/12/10-ideas-de-envoltorios-ecologicos-para-navidad/

envoltura de regalos reciclada

 

Made in my hands

Imagen

20131008-224228.jpg

También hago relojes. Y probablemente moldearé carros, sakates, Peppas, pelotas, y todo lo que Fausto tenga en mente.
Ya había sacado de mi ADN los restos de plastilina. Y hoy vuelve para desafiar mis trabajos manuales y complacer las exigencias de la personita que ha tomado mi vida por completo.

La vida en plastilina

Estándar

20131008-222710.jpg
The Fresh Beat Band es el programa favorito de Fausto y me pidió hacerlo en plastilina.
Entonces, es ahí cuando la mente y creatividad de mamá buscan en cada neurona para tener la posibilidad de crear criaturas en plastilina.
El detalle que jamás me interesó tener en las tareas manuales del colegio, lo tengo hoy hacia mi mayor juez: mi exigente, demandante y crítico hijo.
Pues trabajaré eternamente para siempre pasar con nota más que aprobatoria.