Archivos Mensuales: febrero 2012

El día que supimos que ibas a llegar

Estándar

El 15 de mayo de 2011 confirmamos que íbamos a ser papás. Era de esos domingos ligeramente melancólicos, acentuado por la incertidumbre del resultado del examen de sangre que me hice.

Nuestra primera opción fue ir al laboratorio a sacarme sangre y no comprar un test casero en la farmacia. Queríamos tener una respuesta 100% confiable. Ya no era momento de tener dudas porque el retraso era ya de varias semanas.

Mis sospechas comenzaron a preocuparme el día en que estuve a punto de quedarme dormida en una reunión de trabajo. Nunca me había pasado algo así. Esa tarde intenté sacar una cita con mi ginecóloga. Si hubiera esperado a la fecha que me dieron, probablemente me hubiera visto casi a punto de dar a luz. Tuve que conseguir otro doctor y dicho sea de paso, estoy feliz de haberlo encontrado.

El resultado del examen se puede ver por internet al día siguiente de obtenida la muestra. Y eso hicimos. Lo vimos juntos. Yo no era capaz de verlo sola. Ingresamos usuario y DNI para conocer nuestro futuro. ¿Y qué vimos? una cifra, un número, una seguidilla de dígitos que no me decían “positivo” o “negativo”.

Nos miramos y googleamos qué coño significaba los 50 mil y tantos. Y, según Google, yo ya tenía en el vientre un ser humano de aproximadamente 5 semanas. Luego vino un poco de silencio. Luego, incertidumbre. Y finalmente, comenzó nuestra travesía hacia la gestación.

Al día siguiente fui a trabajar como quien sigue a su cuerpo, pero cuya alma está en el limbo, junto a su conciencia, pensando. Empecé el día en la luna. No pude concentrarme ni un segundo porque la verdad no había podido asimilar la noticia.

Mi jefa, al verme perdida en mi pequeño universo, me llamó a una reunión personal. Me dijo “¿Qué te pasa? Yo no podía responder. No salió una sola palabra de mi boca, pero no fue difícil que ella adivinara. “Estás en bola!” me dijo y yo solo pude mover la cabeza de arriba a abajo. Ella comenzó a llorar de alegría. Por fin llegaba una mamá a nuestra área. Por fin llegaba un niño o niña.

Fue así que solté la noticia. Ambas guardamos el secreto en la oficina hasta cumplir los 3 meses. No solo porque se dice que es el período más riesgoso, sino también porque mis papás estaban de viaje y me estaba asegurando de que no se enteren por ningún medio. Yo les debía dar la noticia personalmente.

Ese día, mi jefa no solo me recomendó a su doctor, sino que cambió su cita para que yo ocupara su turno lo más pronto posible. Este favor se lo deberé toda mi vida. Ese favor solamente lo hace una persona demasiado buena. Solamente lo hace un ángel.

Anuncios
Minientrada

Estar embarazada es lo mejor que me ha pasado en la vida. Sí,  es bien cliché lo que digo, pero no creo que una sola mamá no lo piense.

Entonces, luego de esta experiencia espectacular en la que me volví foco de atención de mucha gente para bien, decidí colocar mis pensamientos e ideas en un blog porque no las quiero desperdiciar olvidándolas en mi cabeza.

Luego de 40 semanas de gestación de una nueva vida dentro de mí, de aceptar que mi cuerpo iba mutando hacia una gran barriga y el sentimiento de espectativa más grande que he tenido sobre alguien, llegó un ser espectacular, que me ha vuelto su esclava en el mejor sentido de la palabra y me ha hecho sentir, como a su padre, un rayo en mi cabeza. Es decir, me está dando las lecciones de vida más importantes y me está refrescando los conceptos más básicos de convivencia.

Ahora compruebo muchas cosas que mi mamá me decía: “Cuando seas mamá, me vas a entender”. Totalmente cierto, totalmente válido. De hecho, uno no lo siente hasta que le toca vivirlo.

Gracias hijo, y gracias mamá.

Un rayo en mi cabeza

Hello world!

Estándar

Welcome to WordPress.com. After you read this, you should delete and write your own post, with a new title above. Or hit Add New on the left (of the admin dashboard) to start a fresh post.

Here are some suggestions for your first post.

  1. You can find new ideas for what to blog about by reading the Daily Post.
  2. Add PressThis to your browser. It creates a new blog post for you about any interesting  page you read on the web.
  3. Make some changes to this page, and then hit preview on the right. You can always preview any post or edit it before you share it to the world.