Archivo de la categoría: Cuidado del bebé

Busco nana

Estándar
Busco nana

Desde que fui mamá y desde que tuve que buscar una nana que ha permanecido con nosotros por más de cinco años, de vez en cuando recibo preguntas de embarazadas acerca de cómo empezar esta búsqueda.
Me acuerdo de mí misma sin panza cuando no imaginaba una nana en mi vida. Y recuerdo que cuando estaba embarazada busqué yo misma el consejo de una reciente mamá en mi trabajo, a quien le pregunté desde cuánto pagas, hasta horarios y beneficios. Y confieso que me sirvió tremendamente.

Hoy, cuando alguien me pregunta me acuerdo de que yo tampoco sabía por dónde empezar, y por eso me atrevo a comentar algunas variables que podrían orientar a las mamás que buscan ayuda para cuidar a la persona más importante.

Hay que entender que no hay opción correcta, o no hay mejores opciones. Cada madre, cada bebé y cada dinámica familiar tienen una fórmula distinta con diferentes dosis de elementos. Así como mi dieta y mi régimen de ejercicios puede no convenirle a mi vecina, pues mi dinámica con la nana no tiene por qué ser la misma que la de mi hermano con la suya.

Empieza por preguntarte si realmente necesitas una nana o si puedes resolverlo con una guardería. Esta es un opción de algunas personas que conozco y les va muy bien porque versus el cuidado en casa de un bebé, sobre todo para los primogénitos, la guardería representa una sociabilización que entrega algunos beneficios como independencia y aprendizaje de algunas reglas de comunidad. 

Muchas guarderías tienen cámaras que se pueden monitorear en tiempo real. Es interesante también porque delimita claramente el tiempo en que la mamá o el papá deben estar desocupados, es decir, te saca de la oficina, cosa que cuando tienes un bebé, es positivo. 

Y bueno, la guardería tiene varios otros etcéteras que sería cuestión de explorar cuando el momento de la elección se encuentre cerca. 

Y como la escolarización, querámoslo o no, es temprana, se estima un paso por este lugar de aproximadamente 3-4 años. Ojo, no soy educadora ni psicóloga, soy mamá.

Y luego nuestro el desglose de variables en función a la contratación de una nana:

Qué tipo de horario prefiero? Cama afuera o cama adentro? (Y más allá de que la necesidad de una nana pueda estar en cuestionamiento, al vivir en una sociedad donde ponemos hijos en nuestro camino y los tiempos de los padres y niños no concuerdan más que nada, días de semana) resulta que la necesidad es real sobre todo, cuando la madre trabaja fuera de casa.

Entonces, la elección va en función a cuánto tiempo quiero tener a una nana en la casa, la voy a necesitar realmente tantas horas, quiero que siempre duerma en casa? Tiene ella familia? Si tiene familia lo más probable es que lo mejor sea que no se quede a dormir. 

Y otra variable relacionada es el tamaño de la casa. Si es un depa chico, por más que necesites una persona de ayuda cama adentro, es complicado para todos. La libertad, mientras más pequeño el espacio, más extrañada es. Yo me imaginaba desde caminar por casa como Dios me trajo al mundo o pelearme tranquila con mi esposo, cuando se requiera, entre otros temas, que difícilmente podría concretar al 100%.

Y en relación con este punto, es importante la flexibilidad que podríamos pedirle a la persona que nos va a ayudar, cosa que debe tantearse o preguntarse el día de la entrevista. O sea, es factible siempre tener soluciones puntuales de que se quede a dormir si es que no suele dormir en casa. Con una paga adicional acordada previamente y la fecha también conversada, una nana cama afuera podría ayudarnos esa noche que necesitamos salir, o por esa enfermedades que nos mandan a la cama por dos días, por ejemplo.

Es básico tener en cuenta que así como podemos pedir flexibilidad, nos la pueden pedir también a nosotros. Es decir, como en nuestros trabajos, es bueno tener en cuenta que también necesiten horas o días libres para resolver temas puntuales como salud, familiares, etc. lo digo por si acaso.

Luego tenemos los horarios de trabajo diario. Cuando se trata de cama afuera, es importante visualizarnos como madres y preguntarnos si es que vamos a necesitar que llegue 7 am? 8 am? Hasta qué hora? Y los sábados? Hasta las 2 pm? O sin ellos?

Mi decisión, si es que sirve como ejemplo, fue sábados hasta las 2 pm, porque al ser una mamá que trabaja, los sábados sirven para estar en familia, pero también para aprovechar ir al banco, a la peluquería, hacer deporte, a la costurera, o lo que sea que vayas a necesitar. Es un alivio tenerlo.

Además, hay un punto importante cuando se busca una ayuda de este tipo. Existen nanas que solo son nanas (como si fuera poco), y hay también nanas que pueden ayudar en hacer algunas tareas de la casa, como cocinar. Esto ya depende de la comodidad de todos los involucrados y probablemente de si existe la posibilidad de tener ojos extras como los abuelos por ejemplo. Cuando se llega a un acuerdo con una nana que hace algo más en la casa, es cuestión de establecer si se dará un pago adicional. 

Sobre los beneficios que debe entregar todo conforme a ley: seguro de salud, pensión, gratificación, CTS, y vacaciones.

Uno de los posts más egoístas que escribiré (soy tía)

Estándar

Tengo guardado en mi ese sentimiento de ser madre hace casi 5 años. Ese de tener en mi vientre un bebé que nació de mi, de mi cuerpo, mi sangre, mis células. Sensación que tengo insertada en mí todos los días de mi vida en cada actividad que realice sea donde esté. 

Lo que no tenía, lo que me faltaba, lo que ignoraba por completo era ese rol, que hasta se vuelve un sentimiento, el ser tía. Es como cuando pienso cómo éramos antes del internet.  O sea cuando no sabíamos que existía y nos creíamos seres completos en el sentido de la dependencia hacia una herramienta. Hoy confieso que pataleo antes de asumir que a veces el internet puede no dar lo mejor de sí.

Pero no me desviaré en tocar temas domésticos materiales (que by The way sin internet no podría publicar este post). Me centraré en comentar lo profundamente genial que se siente experimentar el tiazgo (si es que esa palabra existiera, no lo sé) que vendría a ser el paralelo a maternidad, en un grado menor de familiaridad con el bebé.

Pero qué tanto? Si “tía” ya era? Claro que sí, de los hijos de mis primas hermanas, De los hijos de mis amigas. Pero queridos, no seamos hipócritas, no comparemos. Lo que nunca había sido, de lo que no me había percatado antes, o lo que incluso había hasta subestimado (sí, en serio), era el tener un sobrino que me haya dado un hermano mío (era mi única opción pues sólo somos dos). Y en mi caso no es solo eso, sino también es el hijo de mi amiga del colegio. O sea, debería estar encadenada en la clínica en estos momentos no? (Confieso que estoy a punto de volver a conocer a la pequeña y decirle “hola! Bienvenido al mundo cruel, lleno de tráfico y combis, pero también de  naturaleza y gente buena”).

Y me pongo a pensar que ser tía de sangre, luego de ser madre, es como pensar en chorrear el instinto maternal que ya conozco muy bien en una hija prestada. Siento que es como el verano siguiente de las clases de natación cuando no he olvidado lo que me enseñaron el año anterior. Siento que me sé todas las respuestas y que las quiero decir con la mano levantada en la carpeta de la primera fila, pero que hay una recién nacida que prefiere a la alumna que acaba de entrar al salón y que está en proceso de aprendizaje. 

Entonces, guardo mi energía para una segunda etapa. Para cuando los padres me necesiten y puedan depositar en mi toda su confianza, porque ya pasé la prueba maternal. Ya aprobé, ya me dieron mi diploma. Y lo mejor de todo, sin haber jalado, sin haber llevado nivelación ni quinta nota. Sin haber triqueado (yo, jamás).

Yo solo miro el futuro y sonrío.

Sopita reparadora

Estándar

a mi hijo le duele la panza y está empezando con un resfrío leve.

Qué mejor que una riquísima sopa de verduras?

Hervir con mucha agua: media cebolla. Zanahorias, papa amarilla, cebolla China, apio, hacia el final, quinua, espárragos y fideos.

Que huela toda la casa muy rico.

A sanar! 

sopa de verduras

sopa de verduras y quinua

Es el fin de los tiempos?

Estándar

El otro día estuve conversando con una chica que es mamá de dos niños y me contó de su loca filosofía, un poco radical para mi gusto, pero le funciona.

Su idea es que no quiere a nadie que cuide de sus hijos porque primero, no quiere que nadie los toque. Y segundo, porque cree que el mundo cada vez está peor y que es justamente porque mucha gente ha sido criada por personas que no son los padres.

Qué temita no?

Polémico? Un poco. Sensible? Bastante.

Refleja la sociedad en la que vivimos? Yo creo que sí. Pero siento que nada es tan radical. No tiene por qué ser tan blanco o tan negro.

Igualmente, la decisión de tener una niñera o nana o persona que ayude con los bebés o niños debería, creo yo, ser un tema analizado y pensado donde cada familia llegue a la mejor opción posible. Lo que creo que no debería ser jamás es un tema impuesto y mucho menos automático.  Y sobre todo, lo que no debería lograr jamás es dependencia.

Bueno, yo no tengo por qué juzgar nada de esto. Pero creo que no se trata de copy-paste del vecino ni asumirse en una situación de desventaja personal a priori.

Simplemente siempre hay que analizar. Saber si es lo mejor o no, para todos, para el bebé o el niño , para los papás y para la niñera.

Mis personas favoritas

Estándar

personas favoritas papá y mamá

Cuando mi hijo de 3 años está  a punto de dormir, le pongo una luz más bajita, rasco su pancita, le canto o le cuento cuentos. A veces para motivar el viaje del sueño, lo invito a pensar en sus favoritos: su juguete favorito, amigos, comida, lugar.

La mejor de todas las respuestas ha sido “mis personas favoritas son mamá y papá”.

Mitos sobre la Lactancia

Estándar

Mamá lactante
Infórmate y que tu naturaleza fluya.
Nadie debe decirte qué hacer.
Nadie sabe más que tú sobre tu bebé.
Empodérate y hazla linda!

http://www.elpais.com.uy/vida-actual/mitos-lactancia-materna.html

Hijo, puedo jugar contigo?

Estándar

Lo mejor que puede querer tu hijo (y lo mejor que deberías querer tú para él, madre y padre) es que sea feliz.
Y el proceso de adaptación social, de interiorizar aprendizajes y conocer el mundo debe estar lleno de experiencias positivas, de seguridad y autoconfianza.

Qué significa todo esto en fácil? Que si tú te involucras como CEO de la crianza de tu hijo, compartes tiempo con él, te ensucias las manos con pintura, comer crayola, pintas papeles, lanzas juguetes, cantas tirado en el piso, gateas, corres, vas a permitirle crecer en un ambiente idóneo para su bienestar emocional, mental y luego, intelectual.

Yo no soy sabia, ni psicóloga, pero soy mamá. Y todo lo que escuché hoy en el nido Good Friends me hizo click en el cerebro y en el corazón.

Les posteo esto porque para quienes tienen el corazón abierto y un bebé en casa, les puede interesar.

Está en República de Panamá, terminando 28 de julio (Lima-Perú).

Un tip: siempre es bueno hablar con la psicóloga del nido al que te interesa que asista tu hijo.

20140503-155146.jpg