Archivo de la categoría: Fietas infantiles

¿Qué juegos regalar a los niños?

Estándar

Justo estuve pensando en los regalos de Navidad y de cumpleaños. Me parece que en general es demasiado lo que recibe un niño. Que siempre es mejor controlar la cantidad de juguetes no solo por la sostenibilidad, sino por la cantidad innecesaria de impulsos que pueda tener un infante. 

Sin enmargo, hoy, sábado en la tarde estábamos en casa con nuestro hijo y sacamos esos juguetes que permiten olvidarnos de la correteadera de la semana y encerrarnos los 3 juntos a jugar y sobre todo, a divertirnos.

Rescatamos un rompecabezas de piezas gigantes que hace tiempo no usábamos, del hombre araña. Lo armamos y la pregunta de mi hijo fue, “¿y ahora qué hacemos?”.

Mi respuesta fue “te toca decidir a tí”. Fuimos a su cuarto, abrimos el clóset lleno de juguetes y los dos al unísono dijimos “¡el de los aros!”

Este juego es genial! Me encanta. Debes tirar los aros del color indicado en el pollito del color que corresponde. Cada color tiene un puntaje. 

Muyu toys

Juguete para niños

Este regalo fue de la abuela. Y lo compró en Muyu Toys https://www.muyutoys.com

Donde puedes encontrar regalos fuera de lo común, mayormente en madera, con una lógica educativa o de desarrollo en función a la edad de cada niño.

Yo digo, si vas a regalar algo a un niño, trata que lo haga moverse, pensar, animarse a leer y hacer volar la imaginación, e incluso permita el juego familiar o social.

Recomiendo Muyu y este juego que va de 3 a 99 años. 

Anuncios

¡Añádele celdas al Excel!

Estándar
¡Añádele celdas al Excel!

Tienes un hijo. O tienes dos, o más. Para efectos de este post con uno basta.

Apenas nace la criatura empiezan a llover los amigos y familiares que también tienen hijos y los comienzas a frecuentar, se estrechan los lazos y como por arte de magia también empiezan a llegar las invitaciones a los cumpleaños, porque claro, naturalmente la gente año a año suma velas en las tortas. Y si vivimos en una sociedad occidental “tradicional” pues es motivo de celebración.

No me estoy quejando. Para nada. Me gusta mucho celebrar de cualquier forma los cumpleaños de la gente que quiero y las Fiestas Infantiles hacen feliz a mi hijo.

Pero si leyeron bien este título, esta vez haré catarsis con el presupuesto. En casa manejamos uno, imagino que muchos padres o jefes de familia lo hacemos. Y cuando nuestro F entró al colegio, con un número de 23 alumnos en el salón, decidimos añadirle una línea al excel.

Como finalmente uno aprende a acomodarse, a adaptarse y muta, no hay problema. Además, siempre hay que pensar siempre en abundancia.

Sin embargo, más allá del dinero, con el tiempo cada vez más tomo la postura de disfrutar más las compañías, por lo menos en mi cumpleaños, que los regalos. Y esto me encantaría que lo pueda entender mi F cuando crezca. Y a qué viene esto? a que el santo de mi F es en diciembre. Es decir se acerca y (maniática yo) ya lo estoy planeando.

Y pensando en lo que los santos le devuelven al medio ambiente, sin ser extremista, comenzaré en este evento por lo menos a incluir en las invitaciones virtuales (no quiero imprimirlas o debo pensar de qué manera entregar invitaciones recicladas) un mensaje relacionado a que por lo menos no envuelvan los regalos en papeles de regalo nuevos.

Mi hijo cumple casi inmediatamente luego de Navidad (para lo que tampoco usaré papel de regalo). Entonces haré un llamado a la conciencia ambiental de los invitados para que aunque sea, utilicen las envolturas que han recibido sin sentir vergüenza, ya que nadie los juzgará.

Cuando he recibido este tipo de invitaciones me han encantado. Espero que los invitados se involucren en esta diminuta iniciativa.

De paso encontré estos tips de envolver con papel periódico: http://manualidades.facilisimo.com/envolturas-para-regalo-con-papel-periodico_961050.html
foto de envoltura de https://www.veoverde.com/2009/12/10-ideas-de-envoltorios-ecologicos-para-navidad/

envoltura de regalos reciclada

 

Día del niño 2

Estándar

20130818-214549.jpg
Tengo un hijo amante de los instrumentos musicales. Ya tiene una guitarra, maracas, xilófono, y hoy, por el día del niño, recibió uno de sus favoritos: un piano para niños.
Fue feliz, y todos fuimos felices escuchándolo tocar y mirándolo sonreír.
Que viva la música y los niños.

El bendito chupete

Estándar

Hoy estaba almorzando en un restaurant y se acercó una señora con un chupete (caramelo) en la mano, y me preguntó “ya almorzó?” Y más o menos estiró la mano hacia mi hijo.
Ahí mismo coloqué una risa falsa sobre mi boca, muy política y permití que se coma completamente el chupete.
La ansiedad de tenerlo dentro de la boca era tal, que si se lo quitaba iba a provocar tremendo escándalo en el lugar, que nos iban a terminar botando.
De qué me servía ser malcriada y negar el caramelo, si le faltan decenas de años donde le ofrecerán todo tipo de cosas?
De repente prohibir y quitarle de las manos lo no tan bueno, no es el mejor camino, y dosificarlo con explicaciones puede ser mejor.

Cambio fiestas de grandes por matinés

Estándar

Una vez más escribiré sobre uno de los clichés de la vida. Ese de que cuando eres mamá dejas de hacer las cosas que se refieren a tu entretenimiento, y más bien, se relacionan al de tu hijo. Este no es un post de queja ni de lamento. Es un escrito de la realidad que felizmente, está enriqueciendo mi vida con todas las anécdotas y sus matices de sabiduría y felicidad.

Mi hijo ya tiene 6 meses y 1 semana y ha sido invitado a varias fiestas infantiles, y ya hemos ido a 2. En este mes iremos a 2 más. ¿Saben a cuántas fiestas de grande he ido yo en estos 6 meses? A muy pocas. Pero es ahora cuando más rescato el concepto de calidad y no de cantidad.  De hecho, hoy soy mucho más selectiva que antes para decidir ir a un evento nocturno. En primer lugar, porque disfruto estando en mi casa con él, o durmiendo, o pasándola bien relajada ahí. Y luego, porque es duro siempre levantarse temprano todos los días y no solo eso, sino estar lúcida para dar leche y alimentar a un ser humano que espera de ti más que un movimiento mecánico de cuchara-boca, sino, más que nada, cariño, y que le respondas a cada mirada y cada gesto.

Y algo curioso es que disfruto los santos de niños. He aprendido a ser ligeramente más sociable, aunque muchas opciones tampoco me quedan. No es la voz quedarse en un rincón sola con tu hijo sin hablar con nadie. No, ese no es un camino. Pero volviendo al lado simpático de los cumpleaños, son en general entretenidos. En principio los bocaditos, aunque son cero saludables, provocan, son ricos y te los comes igual que el niño de 5 años que huye de su mamá que no lo deja comer todo lo que quiere.

Y una de las mejores cosas creo yo, es que mi hijo comenzó a conocer las reuniones sociales fuera de la familia. Y eso, no soy psicóloga, pero debe ser bueno. Dentro de su cabeza no sé qué tan claro debe tener los episodios, pero ve, conoce, toca, y siente más allá de lo cotidiano y espero que eso le abra el mundo y las futuras posibilidades.  Y esto lo empecé a ver cuando en uno de estos santos, lo coloqué en el jardín y fue allí que comenzó a explorar un suelo distinto al parquet frío y duro de siempre, o a la cama que jamás va a cambiar de forma.

En fin, hay santo para rato, entonces, habrán anécdotas y emociones para la eternidad. Tanto para mí como para él y al revés.