La primera caída (en el nido)

Estándar

“Tu hijo se ha caído” fue lo primero que me dijeron hoy en el nido cuando fui a recoger a Fausto.
En este momento todo se congeló. Me visualicé con la boca abierta y con la lengua afuera, con un reloj dentro del cerebro contando los segundos para emitir una palabra al respecto. Y antes de que supiera qué decir, me dijeron “pero no te preocupes porque no fue nada grave”.

Entonces como que todas las piezas del rompecabezas de mamá se volvieron a unir, y mi corazón volvió a bombear, y mis pulmones comenzaron de nuevo a respirar. Y la calle volvió a tener color, y la vida sentido.

Fue entonces cuando entré al nido para que me explicaran qué había sucedido, pero antes, me topé con Fau, rasguñado, luego de una experiencia inevitable de la vida. Luego de saludarlo le pregunté si había pasado algo, si todo estaba bien y para él prácticamente no había ocurrido nada ta fuera de lo común como para mí.

Prácticamente me dij “vamos a la casa” y punto, ¿qué tanto? pero primero debía yo ir a ver la escena de los hechos para estar segura de que no había caído de muy alto, ni a un lugar muy duro. Ni el uno ni el otro. Todo bien.

Entonces, a explicar que esas cosas pasan. Que todos nos caemos, inclusive papá cuando juega fútbol. Todo bien.

A seguir tomando aire nomás mamá, que golpes habrá miles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s