Minientrada

Practiqué yoga hace un par de años y cuando salí embarazada decidí que quería continuar con la actividad física y traté de caminar en las noches luego del trabajo. Pero como no soy muy aficionada a la caminata y sí un poco más a correr, me aburrí.

Es entonces cuando llegó a mí la opción de practicar yoga prenatal. Averigué en Lima Yoga  y encontré la opción que necesitaba: trabajo físico, relajación y conexión conmigo misma y mi bebé.

Recomiendo que todas las embarazadas que estén en condiciones de estirarse, echarse en el piso, etc, lo practiquen. El yoga las va a ayudar a eliminar tensiones y olvidarse del estrés como lo hizo conmigo. Sobre todo si están trabajando y lidiando con las necesidades de la gestación.

Era muy interesante sentir el movimiento de Fausto en mi, cuando estábamos en la relajación final de la clase. Mientras mi mente estaba en blanco, pareciera que él aprovechaba para reafirmar su existencia moviéndose con toda su energía. Espero que él lo practique cuando crezca un poco más. ¿Se acordará de que mientras estuvo dentro lo practicaba yo con él? ¿Recordará el “Ohmmmm”?

Namaste.

Yoga prenatal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s